miércoles, 12 de julio de 2006

La clase


Volvamos, niña, al olor de la tiza
en el albor de la inocencia
que explica nuestros actuales pasos.

1 comentario:

Daniellha dijo...

Me gusta, es una forma de imaginar nuestra niñez, para justificar ahora nuestros pasos.

Un abrazo.